08 Ene

Las principales teorías y escuelas

Funcionalismo

En la antropología, el funcionalismo se corresponde con la doctrina que pretende centrarse en el estudio del papel de los factores sociales más que el estudio de su forma.
concepto de forma social se refiere a cualquier aspecto de un complejo cuya civilización expresiones pueden ser observados y de una sociedad a otra.
La transferencia de un elemento de la civilización es acompañado a menudo por la disociación de la forma y el significado, ya que, en la mayoría de los A veces se escapa a la comprensión de los individuos, mientras que la forma puede ser fácil de entender y de imitar o copiar sin tener necesariamente el mismo significado. Así, la visión funcionalista es que desea asignar una función a cualquier elemento social.


En otras palabras, funcionalistas considerar el estudio de la sociedad en términos de organización y funcionamiento.

El objetivo es poner de relieve las relaciones causales, funcionales e interdependencias entre los hechos sociales y las instituciones de una sociedad dada. Análisis funcionalista, desea estudiar la función de una institución en un contexto social general implica que los hechos sociales están íntimamente conectados entre sí.

El fundador y el representante más notable del funcionalismo antropológico de Malinowski


Sin embargo, Radcliffe-Brown [1881-1955], fue también en el surgimiento de la teoría funcionalista que más tarde sería desarrollado por M. Fuerte [1906-1983].
Jean Poirier, con el apoyo de lo que considera el mejor análisis sobre la contribución de alrededor de funcionalismo de Malinowski, en la obra colectiva dirigida por Raymond Firth y publicado en 1957, afirma:
La idea central de la nueva teoría es que el organismo social, todos los se explica por las interrelaciones que existen entre los órganos y funciones, un grupo determinado, todo debe ser comprensible desde la utilidad contemporánea que puede tener este o aquel fenómeno, la cultura es un todo orgánico cuyas partes están relacionadas entre sí diferentes, cada elemento ajusta a sí mismo en todos los demás en su lugar y desempeñar su papel como un conjunto significativo de una vasta maquinaria [1968:55]. Agrega que el concepto de relación es esencial en Malinowski, en que hizo hincapié en la importancia de la relación entre los hechos sociales y el conjunto al que pertenecen, entre los hechos sociales sí mismos y entre los hechos y el ambiente externo. También es esencial cuando afirma que la especificidad de una cultura reside en la “conexión orgánica de todas sus partes” y las relaciones que cada cultura tiene con el ambiente interno del hombre (que expresa las necesidades) y el ambiente externo (que proporciona el marco las respuestas dadas por el grupo), es con la sociedad [Op.Cit].

La función de las necesidades y satisfacer la necesidad, postulada por Malinowski, le lleva a crear una tipología de distinguir entre las principales necesidades que el hombre se le asigna por razones biológicas, algunos de ellos universales para ello (por ejemplo, la necesidad de alimentos);
necesidades derivadas, típica de la condición humana y de la empresa específica (como la educación, el idioma) y, por último, las necesidades que corresponden a motivaciones carácterísticas sintéticas de la psique humana (como los ideales, la religión).



La idea de las necesidades humanas, las ideas fundamentales del autor, será impugnada.
Los analistas de la teoría funcionalista moderna, purgado de sus aspectos más cuestionables, la administración pública, tanto presente como una doctrina y un método.
Como doctrina, cuando un enfoque general que plantea la utilidad es la finalidad absoluta del estado de la sociedad o la cultura. Como método, si se considera que los hechos deben describirse en el contexto e interpretarse en relación con esto. Como método, aun cuando la teoría funcionalista es visto como una hipótesis para explicar cualquier fenómeno social, mientras que depende del conjunto al que pertenece, que es indispensable para su funcionamiento. Según los funcionalistas, el hecho de que social o institución en cuestión sólo revela su
razón de ser al que se someta a sus relaciones funcionales con otras instituciones o hechos que constituyen la totalidad social. Por ejemplo, una ceremonia ritual particular, sólo puede entenderse si se considera la forma en que está vinculado a otros niveles de la sociedad (de parentesco, la economía, etc.), Tanto para revelar su función en relación a otros niveles.
Por lo tanto, está implícita en el caso civil un enfoque holístico y un principio utilitarista. Por otra parte, es la última que fue la más violenta impugnada. Suponiendo que todo tiene una función precisa en un sistema social, es dejar poco espacio para la disfunción, la dinámica del cambio. Para algunos autores, las representaciones sociales (la idea de que la gente hace en su práctica social), a la vista de estos individuos son capaces de cambiar según las circunstancias, son potentes motores de acción social capaz de contrarrestar el determinismo social relativa, engendrando nuevas representaciones para la misma hora y así sucesivamente.
Algunas críticas del funcionalismo, en particular, vino de la dinámica de los antropólogos y los marxistas actuales (muy representado en Francia por los investigadores como C. Meillassoux, E. Terray, Rey F., M. Godelier) que desafió a los de su anti-historia. Estos, al contrario de la visión funcionalista que los sistemas de las empresas no están definidos y equilibrados, si no fuera posible dar cuenta de la tensión social y el cambio social observable. De hecho, en contra de la analogía de la coherencia orgánica,todas las sociedades están motivados por conflictos internos y no se demostró la existencia de los sistemas sociales armoniosamente dispuestos, a través de un conjunto de encajar del todo.
Pero es sobre todo de Lévi-Strauss, que es un ejemplo de las mejores condiciones a los excesos de razonamiento funcionalista: Digamos que funciona una sociedad es una verdad de Perogrullo, pero decir que todo funciona en una sociedad es absurdo [1985:17].
Sin embargo, en las evaluaciones sucesivas, el funcionalismo fue corregir sus excesos iniciales. En la práctica real de la mayoría de los investigadores, el análisis funcional es el tratamiento de cualquier hecho desde el punto de vista de las relaciones sociales en las que él sostiene, de forma sincrónica con otros hechos sociales dentro de una totalidad. Pero todo esto presupone no necesariamente de manera plena y finalmente estructurada. Así, en su definición más reciente, la noción de función no se debe interpretar como una cuestión de causa y efecto, pero sólo como una relación de interdependencia de los hechos, donde las relaciones entre ellos no representa ni la determinación de las leyes de las relaciones la operación.


Deja un comentario