21 May

NÁLISIS DE LOS PROTAGONISTAS DE LA CASA DE LOS ESPÍRITUnarra la saga de una poderosa familia de terratenientes latinoamericanos.
Algunos de los nombres de los personajes tienen significados que reflejan aspectos del ambiente social. Tal es el caso de Clara que significa clarividente. Los significados de los nombres femeninos tienen por propósito indicar algo acerca del personaje; pero en el caso de los masculinos sólo sirve para enumerarlos en el orden del linaje, lo que sirve al lector para recordar de qué Pedro se está hablando: Pedro García (el primero, no numerado), Pedro Segundo García y Pedro Tercero García.                                          Cara Trueba (del Valle)  personaje clarividente, practica la telequinesis y raras veces es solícita con los deberes del hogar. Mantiene a la familia unida con su amor y con sus predicciones. 
Clara practicaba la adivinación, la comunicación con los fantasmas y el movimiento de objetos (sobre todo de una mesa de tres patas). Sus amigos espiritistas, como las hermanas Mora y el Poeta, fueron también importantes. Clara apoyaba y justificaba los actos de sus hijos incluso si iban en contra de lo que Esteban, su esposo, en la parte final del libro se hace suponer que Clara había visto todo el futuro de su familia y lo había escrito en sus libros de apuntes. Clara es un personaje misterioso siempre en su mundo algo distante tal vez de su familia pero siempre se demostró su amor hacia ella.Esteban Trueba.  Esteban Trueba es el personaje masculino principal  el único que sobrevive desde el inicio hasta antes del epílogo. pretendió a Rosa,  comenzó a trabajar arduamente en las minas para ganar una considerable fortuna que le sirviera para contraer las ansiadas nupcias. Su vida tomó un rumbo drástico cuando Rosa fue accidentalmente envenenada; la atribulación que padeció como resultado de la muerte de la amada perduró por toda su existencia. En la hacienda violó a todas las campesinas adolescentes que pudo antes de que llegasen a la edad adulta, e incluso chicas de otrasHaciendas.Dentro de estas violaciones nació un hijo Esteban García quien es hijo de Pancha García; el nieto de ésta, años más tarde, se vengaría de todas las humillaciones y privación que tuvo en su vida. Al final de su vida, también mantendría una relación muy unida con su nieta Alba, y con el transcurrir del tiempo su cólera se va disminuyendo, murió en los brazos de su nieta, sabiendo que su esposa lo había perdonado póstumamente.El mundo de Esteban Trueba se derrumba a medida que avanza la novela:
Comienza con un Esteban pobre y acaba con un Esteban arrinconado e ignorado por los suyosBlanca Trueba.
Blanca es la primera hija de Esteban y Clara, de quien heredó las clarividentes habilidades y era capaz de ver los espíritus, aunque nunca habló con ellos.. Ella pasó su vida entre la Casa de la Esquina de la Capital y la Hacienda “Las Tres Marías”, donde entablaría un gran amor con el pequeño Pedro Tercero García, que duraría hasta que se ve obligada a asistir a un internado para señoritas. Durante este período sólo se verían durante los veranos.A pesar del estatus y de las creencias de su familia, terminaría por enamorarse de Pedro Tercero, quien se había vuelto un joven campesino viviendo y trabajando en la Hacienda de Esteban. Blanca incluso llegaría a fingirse enferma para salir del internado y permanecer en las Tres Marías. Su amor persistiría con todo y que su enamorado fue expulsado de la Hacienda por Esteban Trueba debido a que el joven propagaba incansablemente sus ideas de igualdad social a los demás trabajadores.

Pedro Tercero García

Pedro Tercero es el hijo del capataz de las Tres Marías, Pedro Segundo.De joven se enamoraría de Blanca Trueba, la cual engendraría a su única hija, Alba. Sería expulsado de la hacienda por Esteban, debido a que pretendía convencer a los demás trabajadores de la necesidad de fomentar la igualdad y los derechos individuales y laborales (las gallinas unidas pueden vencer al zorro); (está basado en Víctor Jara).

Alba Satigny

hija de Blanca y Pedro aunque por muchos años creyó que era hija del difunto Conde de Satigny. Desde antes de su nacimiento, su abuela Clara declaró que estaba bendecida por las estrellas. Por esta . Alba adoraba jugar en el sótano y pintar en la pared de su cuarto extrañas figuras y monstruos que inventaba, similares a los que su madre hacía en cerámica y su tía abuela en su inacabado mantel. Alba tenía el cabello verde como Rosa; sin embargo, no heredaría su hermosura. Es descrita como una joven de escaso tamaño; se cree que este personaje está basado en la autora, Isabel Allende.



ASPECTOS POLÍTICOS Y SOCIALES REFLEJADOS EN LA CASA DE LOS ESPÍRITUS


La casa de los espíritus es la primera novela de la escritora y periodista chilena Isabel Allende


Escribió esta novela tras verse obligada al exilio de su país en el año 1973 cuando su tío Salvador Allende, presidente de Chile, fue derrocado durante el golpe militar encabezado por el general Augusto Pinochet Ugarte.


Debemos tener en cuenta, pues, que nos encontramos ante una novela que se sitúa dentro del ámbito y las peculiaridades de la literatura hispanoamericana. Como sabemos, toda obra literaria es, en mayor o menos medida, hija de una época que influirá de una manera u otra en la obra. Esta premisa se hace latente en esta novela ya que La casa de los espíritus es la historia de una saga familiar ambientada en una Latinoamérica sacudida ferozmente por un pasado confuso e impreciso y por un presente marcado por cambios políticos y económicos, guerrillas, enfrentamientos de clases sociales fuertemente diferenciadas, dictaduras, y , en definitiva, lucha por las libertades.


Este trasfondo histórico tendrá gran importancia en la obra, pues los abusos de poder y las injusticias a las que el gran latifundista, Esteban Trueba, somete a los campesinos que trabajan sus tierras, y, específicamente, la violación de una de las campesinas, Pancha García, será la chispa que desencadene una serie de circunstancias trágicas que marcan profundamente el destino de todos y cada uno de los personajes de la novela y que los conducirá irremediablemente hacia la fatalidad, el error y , a la postre, la infelicidad.


Sorprende el universo femenino de la novela


Nada tienen que ver las presencias femeninas de La casa de los espíritus, con el prototipo de mujer proveniente de la clase alta chilena. Las mujeres de Isabel Allende, responden más bien al estereotipo de mujer de clase media educada, extravagantes y soñadoras, pero todavía muy entregadas a las tareas y responsabilidades del hogar. Tal es el caso de Férula, hermana del senador, de su hija Blanca, y también de su misma nieta Alba, aún cuando encarna -sólo en parte- a las jóvenes feministas del Chile de los años 70.


El exceso de autoritarismo por parte de la sociedad machista de la época, conlleva a una falta de compromiso ideológico que aparece marcado en las mujeres de La casa de los espíritus, a quienes vemos entregadas más por motivos amorosos a la ideología de sus amantes que por otra causa, y afectadas por una patología mental que hará crisis a partir de los 70, conocida con el nombre de depresión. Así Clara, como esposa vive más preocupada de los muertos que de los vivos, extraviada en sus propias fantasías, ajenas a la realidad y sus necesidades. Sus obligaciones descansan en la servidumbre y en su cuñada Férula, acaso la única mujer de la novela con los pies puestos en la tierra, y a quien, sin embargo, su hermano termina por expulsar de la casa cuando advierte que tiene el talante suficiente para disputarle su autoridad. La relación con Esteban Trueba, su esposo, está marcada por una conducta sexual machista, en tanto se proyecta como objeto del deseo de Trueba, sin encarnar otros aspectos de la relación amorosa.


Durante la década de los 60 y los 70 ocurrieron dos hechos que tuvieron profundos efectos sociales y políticos en Méjico y Chile y efectos culturales en toda Latinoamérica. Primero, las revueltas estudiantiles de París (1968), que motivaron subsiguientes revueltas estudiantiles en las capitales latinoamericanas, siendo la más sangrienta la manifestación efectua



El realismo mágico es un género metalingüístico y literario de mediados del siglo XX. Se desarrolló muy fuertemente en las décadas del ’60 y ’70, producto de las discrepancias entre dos visiones que convivían en Hispanoamérica en ese momento: la cultura de la tecnología y la cultura de la superstición. Además surgió como modo de reaccionar mediante la palabra a los regímenes dictatoriales de la época.Aspectos temáticos:Junto a las realidades inmediatas, irrumpen la imaginación, lo fantástico..Ya Borges se había adelantado, hablando en los años 30 de “realismo fantástico”. Pronto se hablará de realismo mágico o de lo real maravilloso. Esta última denominación se debe a Alejo Carpentier, para quien el realismo puro es incapaz de recoger la asombrosa e insólita realidad del mundo americano: “Lo real maravilloso se encuentra a cada paso en la historia del Continente”.

El realismo mágico persigue hacer un retrato total de la realidad, ya que, a juicio de los novelistas que lo cultivaron, el mundo —y, sobre todo, el mundo hispanoamericano— va mucho más allá de lo que puede ser percibido por los sentidos. Un narrador mágico realista, crea la ilusión de “irrealidad”. Sin embargo, la literatura del realismo mágico no es una literatura fantástica, ya que en la base de todas estas obras está el mundo real y reconocible. A partir de este momento, realidad y fantasía se presentarán íntimamente enlazadas en la novela: unas veces, por la presencia de lo mítico, de lo legendario, de lo mágico; otras, por el tratamiento alegórico o poético de la acción, de los personajes o de los ambientes. . Una de las obras más representativas de este estilo es Cien años de soledad de Gabriel García Márquez. –PCTSs formales:Es en el terreno de las formas en donde se observa una mayor ampliación artística. La estructura del relato es objeto de una profunda experimentación. Y en cuanto a la renovación de las técnicas narrativas, no hay novedad que no cuente con espléndidas muestras en la nueva novela hispanoamericana: ruptura de la línea argumental, cambios del punto de vista, combinación de las personas narrativas, estilo indirecto libre, m interior, etc.La experimentación (o el enriquecimiento) de la novela afectará, de modo particular, al lenguaje mismo. Por debajo de todo ello —y como en la España de los mismos años— late el convencimiento de la insuficiencia práctica y estética del realismo. Pero esa evidente preocupación estética tampoco impide que el escritor proclame ideas sociales y políticas revolucionarias.Estos rasgos, iniciados en los años 40, se prolongarán durante los decenios siguientes en la obra de nuevos novelistas. Pero debemos destacar ahora a cuatro figuras que, cada una a su modo, se yerguen como auténticos pioneros en la renovación narrativa: nos referimos a Borges, a Miguel Ángel Asturias con El señor Presidente, a Alejo Carpentier con El siglo de las luces que encierra una compleja y profunda reflexión sobre la revolución y a Juan Rulfo, con su obra Pedro Páramo.Otros autores destacados son: Ernesto Sábato (El túnel); Juan Carlos Onetti y sus novelas ambientadas en un espacio mítico, Santa María, en la que se relatan unas vidas mediocres y absurdas en un mundo cerrado y en decadencia: El astillero (1961),Juntacadáveres (1964); Lezama Lima (Cuba, 1910-1976); Carlos Fuentes (La muerte de Artemio Cruz); Julio Cortázar y su novela Rayuela (1963), modelo de «contranovela», puso en cuestión todas las convenciones del género: su original composición admite varias formas de lectura, rompe con la secuencia lógica de la trama y los episodios, desaparece el concepto de argumento», etc.; Mario Vargas Llosa, en el que habría que destacar La ciudad y los perros (1962), que narra la vida tensa y violenta de un grupo de adolescentes en el mundo cerrado y opresivo de un colegio militar en Lima; y La casa verde (1966), novela de compleja técnica sobre la historia de un burdel en la selva.

Respecto a la relación entre el realismo mágico y La casa de los espíritus, la crítica vio en ella ciertos elementos propios de este estilo.
A lo largo de la novela, Allende describe tanto los aspectos mágicos y duras realidades de la vida de la familia Trueba como los cambios en el país de una oligarquía estable gobernada por los conservadores ricos a una dictadura caótica gobernada por los militares. Las atrocidades cometidas contra los ciudadanos de las naciones como la tortura, las palizas, la violación se convirtió en práctica común. El aspecto mágico de estas creencias de las personas y, posiblemente, incluso de la vida de estas personas puede ser lo que les ayudó a conseguir a través de sus apremiantes necesidades y liberarse de las restricciones que se habían colocado sobre ellos por el gobierno tiránico
El entrelazamiento de lo real y lo sobrenatural, lo extraño y lo común, ejemplifican cómo Allende fue capaz de establecer el realismo mágico a lo largo de la historia.
Asimismo, el mundo espiritual, fascinante y delirante es el mundo de las protagonistas femeninas, de la saga de mujeres de la familia, cuyos nombres también están cargados de simbolismo: Nívea, Rosa, Clara, Blanca y Alba. El mundo de los hombres choca con todas estas extravagancias, es el mundo de lo material, de la lucha por el poder, la sangre y el dolor, de la posesión y dominio de cosas y personas. Estos dos mundos se mezclan y se influyen.

Deja un comentario