12 Dic

El Sexenio Revolucionario (1868-1874)


El sistema isabelino entró a mediados de los sesenta en una crisis debido a factores políticos y económicos. En economía, los bancos, las empresas ferroviarias y las industrias textiles y siderúrgicas quebraron debido a la crisis europea de 1866, poniendo fin al crecimiento económico y aumentando el malestar social. La política se vio afectada por los hechos económicos. Los dirigentes del país representaban a una minoría, que expulsó a los progresistas del régimen y provocó la retirada de los unionistas en la alternancia de poder. Esto, unido al enriquecimiento de las clases dirigentes y la aparición de una camarilla en torno a la reina provocaron críticas. Debido a esto, en 1866 se llevó a cabo el pacto de Ostende, firmado por unionistas progresistas y demócratas, con el que pretendían derrocar a la reina y convocar una asamblea constituyente por sufragio universal masculino.
Solo los moderados apoyaron a la reina.

1.-La revolución de 1868

El 18 de Septiembre de 1868 el Almirante Topete, apoyado por algunos generales exiliados como Prim, sublevó a la escuadra, provocando un movimiento revolucionario.
Esta revolución se fue expandiendo conforme las fragatas de la armada iban sublevando otras ciudades, y la Junta Revolucionaria tomó el poder. Barcelona se uníó el día siguiente, y en Madrid la Junta Revolucionaria tuvo que esperar a que el ejército gubernamental se enfrentara a los sublevados en la batalla del puente de Alcolea. La gente ocupaba la calle cantando himnos de libertad y se organizaron milicias populares con el nombre de Voluntarios de Libertad.

El 7 de Octubre los militares que causaron la revolución llegaron a Madrid para formar el Gobierno provisional revolucionario, mientras que Isabel II huía desde San Sebastián a Francia, lo que significaba la caída de la monarquía.

2.-La constitución de 1869

El general Prim presidíó el Gobierno provisional, mientras que Serrano fue nombrado regente, ya que pretendían formar una monarquía democrática.
Estos debían convocar unas Cortes constituyentes. El  voto fue realizado por sufragio universal masculino para mayores de veinticinco años. Se elegían un total de 381 diputados, de los que 29 eran para el Nuevo Mundo. Las elecciones fueron en 1869, y las Cortes se reunieron en ese Febrero. La mayoría resultante era monárquica, pero estos votos venían de los pueblos, ya que las ciudades se declararon republicanas.

Serrano poseía el poder ejecutivo, por lo que creó una comisión de quince miembros que presentó un proyecto de Constitución, el cual fue aceptado en general, aunque varios artículos (20,21 y 33) dieron problemas, ya que hacían referencia a la libertad religiosa, las relaciones Iglesia-Estado ( mantenimiento del clero) y el tipo de régimen (monarquía).

La constitución establecía un sistema bicameral (Congreso Senado), elegido por sufragio universal masculino para españoles mayores de edad. Dicha constitución era democrática, y los primeros veintiséis artículos iban dirigidos a derechos individuales de los españoles.

Cuando se aprobó la constitución, Prim empezó a buscar candidatos al trono, a la vez que reprimía a republicanos y Voluntarios de Libertad, ya que la constitución fue recibida con hostilidad en las ciudades republicanas por ser monárquica. Manifestaciones en Andalucía, el asalto al Ministerio de Gobernación en Madrid o el alzamiento en armas en otras ciudades fueron ejemplos de esta hostilidad.
En el campo, la Guardia Civil empezó a utilizar la ley de fugas.

Pero esta agitación no procedía solo de los republicanos, sino que los carlistas aprovecharon este momento para movilizarse en algunas ciudades, como con el linchamiento del gobernador de Burgos. Por último, en las grandes ciudades se incrementó la agitación de los obreros, con manifestaciones numerosas en Madrid e insurrecciones contra el ejército en Barcelona, además de producirse una insurrección en Cuba contra los españoles.

3.-Amadeo I de Saboyá

Había gobiernos muy débiles liderados por el partido constitucional de Sagasta y por el partido radicas de Luis Zorrilla. A pesar de todo, Prim pudo controlar la situación, y se dedicó a buscar candidatos al trono. Se descartaron a los Borbones, por lo que el primer candidato fue el duque de Montpensíer (casa de Orleans), aunque fue descartado por ser monárquico conservador, ya que lo rechazarían los revolucionarios. A continuación se encontraba  Leopoldo de la casa Hohenzollern,  pero la propuesta de este candidato trajo una guerra entre Francia y Prusia. Este hecho fue manipulado por Otto Von Bismarck, causando la caída del Imperio francés, la unificación de Italia y la de Alemania y la pérdida de poder del Papa. Esto hizo que Prim se decidiera por Amadeo, quien aceptó la Corona, pasando a ser Amadeo I.

Amadeo empezó mal su reinado, ya que el 30 de Diciembre de 1870, cuando desembarcó en España, recibíó la noticia del asesinato de Prim. Aceptó gobernar bajo la constitución de 1869.
Hubo problemas sociales con los republicanos y la asociación internacional del trabajo. El problema de este monarca era su desconocimiento de la lengua, de las costumbres y el rechazo por parte de la nobleza católica. Se intenta abolir la esclavitud.  Además, tras la muerte de Prim, su partido se separó,  los carlistas volvieron a atacar y llegaban rumores de una revolución proletaria. Con todo esto, el 10 de Febrero de 1873, Amadeo abdicó, alegando que no habían cesado las luchas civiles, no encontraba solución para ello, y no quería ser rey de un trono tomado a la fuerza. Así, le devolvía la Corona a las Cortes,  mientras que el Congreso proclamó la República, ante la petición del pueblo.

4.- La Primera República (1873)

Este régimen se produjo de manera revolucionaria, y se quitó por la continua lucha por el poder entre los partidos radicales, añadiendo el cuarto Estado. Estanislao Figueras fue nombrado presidente de una república unitaria, cuya principal misión era convocar Cortes constituyentes. Pero este se encontró varios problemas, como una hacienda exhausta, una guerra carlista en el norte, el problema en Cuba, y un ejército contrario a la república y a frenar la tensión en las calles. Aun así, logró poner ciertas medidas democráticas.

Pero a la República unitaria le faltaban seguidores, saliendo elegidos en las elecciones de las Cortes los republicanos federales. Figueras devolvíó el 1 de Junio el poder a las Cortes, las cuales proclamaron la República Democrática Federal, proponiendo a Pi i Margall como presidente del Gobierno. Surgieron dos movimientos que discrepaban entre ellos por la configuración de la España de aquella época. Por un lado estaban los transigentes, que eran mayoría, estaban encabezados por Pi i Margall, y querían conseguir el orden social para construir la república desde arriba, mientras que los intransigentes querían comenzar desde abajo.

Ambas corrientes presentaron sus proyectos para la constitución, pero el proyecto intransigente fue rechazado, por lo que estos se retiraron el 1 de Julio. Pi i Margall intentó aprobar el proyecto cuanto antes, pero no fue posible, ya que la salida de los intransigentes produjo una revolución cantonal, que comenzó en Cartagena y se fue extendiendo por el sur y levante. Esta revolución conténía las aspiraciones federales. Las clases populares apoyaron a los intransigentes, ya que querían eliminar el centralismo, y conseguir igualdad.

Con esto, Pi i Margall dimitíó el 18 de Julio debido a la revolución y a que no pudo aprobar la Constitución, sucedíéndole Salmerón, quien intentó establecer el orden militarmente, especialmente reprimiendo los movimientos obreros, el cantonalismo.

Salmerón dimitíó al negarse a firmar unas penas de muerte, siendo elegido Emilio Castelar como su sucesor. Este tomó un giro a la derecha para salvar el país, y se dedicó a establecer el orden, ya que aun quedaba la guerra carlista y el problema de Cuba. Pero este giro a la derecha y la llamada al ejército hicieron que los intransigentes quisieran que volviera a la izquierda, aunque este intento fue interrumpido en Enero de 1874, cuando el general Pavía llevó a cabo un Golpe de Estado con ayuda de la Guardia Civil, disolviendo las Cortes. Emilio Castelar dimitíó, nombrándose un gobierno nacional dirigido por Serrano, apoyado por los radicales y llevado a cabo bajo la constitución, pero de manera dictatorial.

Alfonso de Borbón, hijo de Isabel II empezó un movimiento de restauración de la monarquía, que fue llevado a cabo el 29 de Diciembre de 1874 con el pronunciamiento del general Martínez Campos.

Deja un comentario